S?bado, 17 de abril de 2010

Artículo número 100.


Quién me iba a decir cuando empecé con el blog hace poco más de dos años que llegaría a escribir cien entradas...

Ni yo misma lo imaginaba, pero aquí están todas. Momentos buenos y malos, preguntas y sentencias, creación, música y citas célebres prestadas. Todo eso y más queda reflejado en lo que he escrito hasta ahora. No es lo mejor ni lo peor, no es mucho ni poco; es lo que he sentido y ha salido de mí en cada momento.

He ido evolucionando, escribiendo cada vez sobre aspectos más personales y con más detalle. No sé si alguien me leerá habitualmente, ni si a alguien le gusta o le interesa tanto lo que escribo como para seguirme. Lo que sé es que, alguna vez, he ayudado a personas a sentirse menos solas, a que se vieran identificadas en algo que les había ocurrido igual que a mí.

Como siempre, agradezco a todos los que han pasado por aquí dejando su huella en forma de comentario. Y también a quienes me leen en silencio, quienes también contribuyen a aumentar el número de visitas.

Sin más, DESDE DENTRO, siempre yo.



Y, hablando de cienes, quiero hacer una mención especial al centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández. No voy a hablar de sus obras ni de su vida, porque para eso ya hay páginas especializadas. Sólo quiero decir que este poema en voz de Joan Manuel Serrat constituye una de las canciones más emotivas que he escuchado. Pone palabras a la esperanza de un padre preso por la lucha a favor de la libertad; esperanza que sigue viva gracias al recuerdo de su familia y al amor que siente por su mujer y sus hijos.

En el siguiente vídeo, Serrat se encarga de contar cómo surgió este poema en manos de Miguel Hernández. Os invito a que os emocionéis con él...


JOAN MANUEL SERRAT - LAS NANAS DE LA CEBOLLA



La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha,
grande y redonda.

En la cuna del hambre,
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol,
por venir de mis huesos
y de mi amor.

Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre,
siempre en la cuna
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma,
sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla;
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre...


Publicado por Desde-dentro @ 16:52
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Felicidades por las 100 entradas de blog, soy de la opini?n de que escribir es algo muy positivo, espero poder felicitarte para los 1000 y 10000 y m?s muchos m?s.

Muy buen v?deo el de Serrat, gracias por compartirlo.
Publicado por Instantes
Martes, 27 de abril de 2010 | 6:40
Hola como estas?, pasaba por aqui un ratito antes de irme a trabajar a leerte un poco.
Muchos besos a ti y a tu corazon que tiene que ser bien grande Sonrisa
Publicado por ToniN
Lunes, 24 de mayo de 2010 | 18:23