Jueves, 07 de enero de 2010

El cantante que me ha marcado desde niña ha sido Alejandro Sanz. Coincidiendo con su notable cambio de estilo, descubrí a Ismael Serrano y me enganché a su música. Ahora, Alejandro ha sacado nuevo disco y creo que, en la mayoría de canciones, vuelve al estilo que me enamoró, aunque veo demasiadas rimas fáciles y versos sin mucho sentido. Antes, sus canciones te llevaban a otro mundo, a otras historias, a otras sensaciones... pero, desde hace años (quizás desde el No es lo mismo), a mí no me llegaba igual.

Con las nuevas canciones, he vuelto a recordar la música que más me gustaba y me ha dado por escuchar también las canciones de siempre, esas que sé de memoria a pesar del tiempo que hacía que no las escuchaba. Aprovechando que estoy de vacaciones, no dejo de escuchar sus canciones y de emocionarme y hasta le he cogido el punto a las nuevas Amor.

El siguiente tema representa bastante bien lo que han sido mis útlimos días. A veces, ocurre que no somos tan fuertes como parece y que, al reencontrarnos con esa persona, se nos olvidan promesas hechas a nosotros mismos y recordamos momentos que creíamos pasados... Y a mí me ha sucedido esto con B, y me alegra sentir algo que llevo escuchando años y años en una canción tan especial y preciosa como esta:




ALEJANDRO SANZ - SE ME OLVIDÓ TODO AL VERTE

Las cosas pasaron muy deprisa,
los recuerdos tan despacio.
Son tan breves tus sonrisas,
tanto tiempo el que he esperado.
Para mí jamás te fuiste
porque el mundo se quedó parado,
aunque ha sido un poco raro...

Ahora, viéndote de nuevo,
me doy cuenta que te eché de menos.
Ahora, sé que no soy dueño de mis sentimientos,
que no importan los problemas
porque, al decirme que te quedas,
se me olvidó que me juré olvidarte para siempre.
Se me olvidó que prometí por una vez ser fuerte.

Y es que ya ni me acordaba, corazón,
que me gusta tu mirada tanto, amor...
Que sigue habiendo algo fuerte entre nosotros dos.
Y, ahora que te tengo enfrente,
nada es diferente.

Me hace tan feliz que vuelvas...
Nunca quise que te fueras.
¿De qué vale tanto orgullo,
tanta estúpida pelea?
Y perder en un segundo
lo que has buscado una vida entera...


Se me olvidó que no he dejado nunca de quererte.
Se me olvidó que en el amor no vale ser valiente.

Y es que ya no me acordaba, corazón,
que me gusta tu mirada tanto, amor...
Que sigue habiendo algo fuerte entre nosotros dos.
Y, ahora que te tengo enfrente,
nada es diferente.

Se me olvidó que no he dejado nunca de quererte.
Se me olvidó que en el amor no vale ser valiente.


Publicado por Desde-dentro @ 0:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios